Dionisos el gato


http://dionisoselgato.blogspot.com/

Aquí les presento otro blog personal más, y ya saben lo que opino de los blogs personales, que cuentan cosas que a nadie importan, excepto al propio autor y, quizá a algún ser querido que soporta la afición simplemente con la esperanza de que el escritor incipiente se sienta realizado. Pero no es el caso.

Este blog no pasará a la historia por su diseño, pero tengo que decir que no le puedo echar mucho en cara porque la combinación de colores es similar a mi blog. Aun así, hay algunas particularidades destacables (aparte del exquisito gusto del autor al elegir el pintado de su papel y su tinta). Ejemplo de ello es la enorme imagen de cabecera, poco funcional y horrenda, pero con la que el autor logra el propósito de captar la atención del ocasional visitante. El título del blog es también curioso, pues es el nombre del gato de Mateo Green, el aprendiz de escritor que nos ocupa ¿qué tipo de persona le pone a su blog el nombre que tiene su mascota? ¿qué tipo le pone a un gato "Dionisos"? En este último aspecto, le agradezco al señor Green la elección, porque ni quiero imaginar lo que le diría si le hubiese puesto al animal Tigre, Rocky o Luna.

Otra particularidad en lo visual, que el autor ha sabido explotar en una plantilla de blog minimalista (un punto a su favor), es la nube de tags que sustituye al menú de inicio, una forma grosera pero ingeniosa de llevar al lector al lugar que el autor quiere. Un tamaño de letra más grande que las miniaturas usuales favorece la correcta lectura y la comodidad del lector.

Que Mateo Green llame a los que siguen su blog "siervos" es el pistoletazo inicial para adentrarnos en una personalidad compleja y quizá única, pues con lo poco visto hasta ahora, Green luce destellos de buena inteligencia. Vamos a ver qué escribe Green.

El amigo Mateo es todo un filósofo, un perezoso que dice leer la Biblia como agnóstico aburrido y al que adornan collares de misoginia. Todo un reto es analizar la web de Mateo, sus entradas son caóticas, pues tiene mucho, muchísmo que contar, y divaga de un tema a otro (sin sentido a veces) dentro del mismo post con la respondona ansiedad del que se siente insecto raro. Como lector empedernido y cinéfilo, la prosa de Green es muy cuidada, de mal gusto cuando lo pretende, manejando hábilmente el lenguaje culto, con el que selecciona a su auditorio, pero sin apuros de introducirse en el habla coloquial, supuestamente para mostrarse más humano de lo que en realidad es.

Y dice Mateo que tiene un blog por la misma razón que lo tienen los demás, porque piensa que lo que le gusta a él, lo quieren ver todos. Qué razón te adorna, Mateo. Se dice a sí mismo "desmitificador de culturas ancestrales", lo que indica que la pedrada que le dieron de pequeño le recolocó el cerebro en una cabeza que luce generosas entradas, indicativo que Green usa su sesera algo más que la media.

Tiene Mateo el mal gusto de presumirnos sus masturbaciones, y lo que es peor, las asocia con su propia teología decadente, sin vergüenzas, encadenando sin rubor a Dios y a su propio semen. No estoy ya muy seguro de si esta asociación de produce antes, durante o después, pero nada me sorprendería cuando tratamos de Mateo Green, genio irreverente, divertido, maleducado, inmoral, brillante, degenerado y soez... todo en uno.

Y tiene seguidores, no muchos, pero es una parroquia con gustos similares, donde la escatología está muchas veces presente, a la que cuida Mateo con mimo, respondiendo siempre a sus "enfermos de mente", indicativo sin duda de que Green tiene mucho tiempo libre... apuesto a que tienes o tuviste buenas calificaciones ¿verdad?

No seguiré, porque cada post de Green encierra una aventura diferente, un desafío al raciocinio, que les recomiendo encarecidamente consultar... eso sí, con el estómago vacío y la mente despierta.

Veredicto del inquisidor: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada